Por la pandemia muchas empresas tomaron la modalidad home office, pero no todos estaban preparados para ello. Tienes ahora la oportunidad de aumentar tu productividad. Estas diez recomendaciones te ayudarán a conseguirlo:

1. EL ESPACIO

Conviene limitar un espacio en el que realizar tu trabajo. Si no puede ser una habitación, basta con que definas un sitio que te permita trabajar. A partir de ahora será tu lugar de trabajo.

2. LA JORNADA

Establece un horario similar para cada día laboral y que difiera del de los días de descanso, es importante que se ajuste a las necesidades del profesional y de la compañía: “Existen empresas que exigen que todo el equipo coincida trabajando en determinada franja horaria”.

3. AGENDA

Se afirma que es fundamental tener claros los objetivos del día. Propone planificar los eventos del día, por la mañana y por la tarde, y determinar qué objetivos hay que cumplir.

4. CONCENTRACIÓN

Centrarse en una tarea cada vez y evitar distracciones. Se aconseja cerrar todas las redes sociales, “excepto alguna que sirva para trabajar. Si es posible, dejar fuera del alcance de la mano el celular y cerrar aquellas pestañas del navegador, salvo las que se necesiten”.

5. UNA COSA A LA VEZ

“Menos es más”, se recomienda dejar a un lado la multitarea. “El peor distractor es nuestro propio aburrimiento y la curiosidad.

6. CORREO ELECTRÓNICO

Durante este confinamiento, el correo electrónico va a ser el canal de comunicación con tus jefes y compañeros o, al menos, el más importante. Procura abrirlo una vez cada hora, como mucho. “Si hay alguna urgencia te contactarán por teléfono o el sistema de mensajería de tu empresa”. La misma regla puede aplicar para visitar las redes sociales, sólo en el caso de que sean imprescindibles para realizar su trabajo.

7. DESCANSOS

Conviene descansar unos minutos, cada hora. No te obsesiones con el trabajo más de lo necesario. Las horas pueden pasar volando si alcanzas la concentración. Aprovecha un momento a la hora de comer o a media tarde para reforzar y mejorar el diálogo familiar.

8. PENSAR EN POSITIVO

En estos momentos, resulta difícil desengancharse de la actualidad de las consecuencias del Covid-19. Y, como señala San Andrés, es fácil que la mente se llene de ideas pesimistas o que generan ansiedad. “La recomendación es limitar las noticias de modo inteligente. No deberíamos pasarnos el día oyendo comentarios amenazantes y recuento de víctimas. En principio, dos o tres veces al día sería suficiente”.

9. CREAR VÍNCULOS

Trabajar de esta manera puede ser una oportunidad para crear vínculos con compañeros y jefes. Se advierte de que la cercanía, el contacto y la conversación directa generan confianza y, aunque si existe esta última se puede mantener por vía virtual, considera importante, si es posible, “conversar y charlar a lo largo de la jornada, no sólo enviar correos o usar herramientas colaborativas”. Recuerda que, a veces, una llamada telefónica puede reducir a la mitad el número de correos y solucionar en segundos lo que puede llevar minutos.

10. HASTA MAÑANA

La jornada tiene un fin y… termina en su casa. Tienes la oportunidad de pasar del trabajo al ocio en un ‘clic’. Desconéctate para descansar. Si se trabaja en equipo “es bueno acordar juntos ese horario compartido para no ir a destiempo”. “Hay que evitar que la jornada se eternice”.