1)  Computador

Los computadores son una parte esencial de tu oficina. “¿Computadores de escritorio, notebooks, ambas?” es una de las primera preguntas que te estarás haciendo. La verdad es que la respuesta dependerá de tus preferencias, necesidades y posibilidades.

Si tu trabajo requiere mucho desplazamiento es una buena idea contar con una portátil. Si en cambio necesitas un ordenador potente para trabajos como diseñador gráfico, tal vez en ese caso sea mejor tener uno de escritorio.

2)  Conexión a Internet

Fundamental estar conectado a la web. Siempre será recomendable una conexión de banda ancha para agilizar tiempos. ¡Asegúrate de contratar un proveedor de servicio confiable! Necesitarás estabilidad y fuerza en la señal para poder desarrollar tu trabajo sin inconvenientes.

Cuando trabajas como freelance desde tu casa la conexión a internet es una de las principales herramientas de trabajo que tienes. Recuerda que es fundamental no sólo para llevar adelante tus tareas, sino que también lo necesitas para estar siempre en contacto con tus clientes.

Y, como sabes, los clientes sienten más seguridad cuando saben que estás allí para ellos siempre que lo necesites. Esta disponibilidad te ayudará a obtener cada vez mejores clientes y tener relaciones a largo plazo con ellos y eso te asegurará tener mejores ingresos y mayor estabilidad económica.

3)  Periféricos

Aquí la lista se extiende: monitor, teclado, mouse, impresora, scanner, cámara web, auriculares… Lo importante es que cuentes con una pantalla de monitor amplia (las dimensiones dependerán del trabajo que realices; lo que te resulte más práctico, incluso llegar a tener dos monitores). Y que la impresora y el scanner respondan muy bien para hacer trabajos de calidad en tu home office.

4)  Teléfono / Smartphone

¡No es detalle menor y muchas veces es pasado por alto! Y recuerda que son complementarios a las herramientas de voz sobre IP. Cuando trabajes desde casa como freelancer te será muy útil tener siempre a mano tu teléfono fijo y tu smartphone.

Si vas a utilizar el teléfono de la casa, procura que sea una línea exclusiva para atender a tus contactos. De no ser posible, asegúrate de siempre mantener una actitud profesional, especialmente en horario de oficina.

Esto puede parecerte obvio pero es fundamental que lo consideres. No nos cansamos de repetir que la buena y fluida comunicación te ayudará a tener una mejor relación con tus clientes. Y si el cliente está satisfecho con tu trabajo, además de darte más proyectos, te recomedará a otros clientes que también necesiten tus servicios.

5)  Mobiliario

Escritorio, silla, incluso armarios o estantes para archivar documentos, libros o artículos diversos. Procura que sean funcionales y que se adapten a tus necesidades.

El escritorio y la silla deberían ser ergonómicos para favorecer una buena postura durante las horas de la jornada laboral. Lo mejor de todo es que con el avance del diseño hay muebles con aspecto de “muebles de casa” que son muy cómodos, útiles y funcionales. Entendemos tu miedo a que tu casa parezca demasiado una “oficina”, pero si buscas bien podrás diseñar un lugar cálido y que, al mismo tiempo, te sea funcional para trabajar a tu ritmo.

6)  Buena iluminación

Tu oficina debería contar con muy buena iluminación, en lo posible natural. Te ayudará a evitar dolores de cabeza, cansancio en la vista e incluso una mala postura por no poder ver bien la pantalla.

7)  Memos / Anotadores

Sin importar cuál sea tu especialidad, los memos y anotadores son super útiles para agendar prioridades, armar listas o esquemas, bajar ideas y tanto más. Los hay de diferentes materiales y diseños, para todos los gustos y son fundamentales para tener la oficina en casa.

Ten en cuenta que quizás ya no te haga falta tener papelitos pegados por todos lados. Hay herramientas que te permiten organizar el trabajo, como Asana o Trello, por ejemplo. Si no las conoces te recomendamos probarlas, la mayoría de estas herramientas de organización son gratuitas. E incluso puedes intentar recomendárselas a tus clientes para organizar el trabajo con ellos y estar siempre más conectados y mejor organizados.

8)  Software

Correo electrónico, aplicaciones de voz sobre IP, mensajería instantánea, programas de back-up automáticos . . . Más todos los recursos que puedes encontrar online para editar documentos, compartir archivos, administrar proyectos y miles de otros usos.

Todos ellos son fundamentales para darte practicidad, mantenerte comunicado, ayudarte a ser más productivo y agilizar tiempos. Como ya te contamos, la tecnología es un gran aliado para trabajar con clientes y, sobre todo, para poder integrarte a equipos de trabajo remotos trabajando siempre desde tu oficina en casa.

9)  Materiales de oficina

Clips, engrapadoras, resaltadores, carpetas, archivos, tijeras, sobres . . . haz una lista de todo lo que te resulta necesario en tu día a día y de lo que podrías llegar a necesitar. Es una buena idea tener un kit de materiales básicos de oficina.

Este es otro de los puntos que parecen obvios, pero créeme hay miles de freelancers que trabajan desde casa sin tenerlo en cuenta. Como consecuencia de ello pierden mucho tiempo saliendo a comprar “material de oficina” cada vez que lo necesitan.

Si, en cambio, haces un listado de lo que sueles usar y realizas una compra de estos materiales una vez al mes, podrás organizarte mucho mejor y tendrás más tiempo para dedicarte a lo que más te gusta: trabajar como freelancer y ayudar a tus clientes a concretar sus proyectos y hacer crecer sus negocios.

10) Tu toque personal

¿Habías pensado en ello? Genial, por que es fundamental que hagas de tu oficina en casa “tu verdader oficina en casa”…. Una foto de tu lugar ideal de tus próximas vacaciones, un reloj de escritorio, tu muñequito de oficina preferido, un mini-poster . . . dale a tu home office tu estilo personal. Le dará calidez y tendrás tu objeto preciado bien cerca de ti.

Tener tu toque personal te hará sentir feliz y esa felicidad y sentido de pertenencia se reflejará en tu trabajo. Cada vez que hables con tus clientes, ellos lo notarán. Verán que estás traquilo, seguro, feliz de hacer tu trabajo… y si lo perciben confiarán más en ti y te darán cada vez más trabajo. Así, tu carrera de freelancer despegará e irá cada vez mejor, que es lo que te deseamos desde Workana.

Si deseas convertirte en freelancer y empezar una exitosa carrera en este campo, te invitamos a registrarte gratis en Workana. Ni bien completes tu perfil vas a poder empezar a enviar propuestas a los clientes que publican proyectos buscando freelancers calificados para llevarlos adelante.